Ala Delta - Definición

Ala Delta - Vuelo Libre


El ala delta es en resumen la forma más pura de vuelo para el ser humano, lo más parecido al vuelo de las aves.


Dentro del vuelo libre, o vuelo no motorizado, además del ala delta podemos incluir al vuelo a vela (planeadores) y al parapente. Ambas modalidades son de gran belleza y compartimos con ellos los mismos cielos.


Orígenes del vuelo libre:

Desde época mitológica el hombre siempre soñó con imitar a las aves, así tenemos a Icaro y Dédalo. En los libros de historia hay muchísimas referencias a distintos intentos del hombre de dominar el aire con infructuosa suerte.

Así pues han pasado por estos libros personajes tales como Leonardo da Vinci, Oliver de Malmesbury, Blanchard y muchos más, hasta 1890 en que aparecería Otto Lilienthal, al que todos conocen como el padre del vuelo libre.

Luego vendrían los Hermanos Wright, padres de la aviación e infinidad de aventurados hasta 1950 en el que aparecería la primera ala delta, ingenio de un ingeniero aeronáutico de la NASA, Francis Rogallo. Aunque no estaba diseñada para el vuelo libre, sino para recuperar a las naves espaciales en su vuelta a la Tierra, proyecto que no tendría éxito en la NASA.

Pero en 1962 aparecen una serie acróbatas de ski náutico australianos y norteamericanos, que deciden utilizar el ala Rogallo en sus exhibiciones, John Dickenson,  Bill Moyes y Bill Bennet.

Pero es en los años 70 donde comienza el verdadero auge, popularizándose como el medio más asequible de volar y empieza a extenderse por todo el mundo.

En España el deporte es introducido de la mano de un americano Stuart Soulle, que realizó varios vuelos en por toda España y empezó a despertar el interés de distintos aventureros que darían lugar a lo que conocemos hoy en día.

Mucho han evolucionado las alas desde sus orígenes, tanto en seguridad como en prestaciones.

Hoy en día con un ala delta se pueden considerar hitos impensables tan solo 20 años atrás. El récord del mundo de distancia está en 700 kms. En España se ha volado más de 400 kms.

Lugares para la práctica:

Existen lugares fántasticos para el vuelo por todo el territorio Español. Destacaremos algunos de los mas importantes:


En el Norte

Navarra: El lugar más conocido es Arangoiti en la Sierra de Leyre
Aragón: Castejon de Sos en el Pirineo
Cataluña: Ager en el prepirineo leridano.

En el Centro

Arcones en Segovia
Piedrahita en Avila
La Muela en Guadalajara

En el Sur

Algodonales y El Bosque en Cádiz
Zujar y Loja en Granada

Competición:

La competición en ala delta ha evolucionado de la misma manera que lo han hecho las alas. En los comienzos la competición consistía en vuelos de permanencia o en pruebas de aterrizaje de precisión en una diana.
En la actualidad las pruebas consisten en realizar un recorrido prefijado de antemano finalizando la prueba en un lugar determinado que se denomina gol. En función de las condiciones meteorológicas se suele diseñar un recorrido por varias balizas y cierre en la meta llamada gol. Estos recorridos  pueden rondar distancias de 50 a 200 kms, dependiendo de la zona, época del año y la presencia o ausencia de viento.
Los días de viento se suelen poner recorridos con una o ninguna baliza y la mayor parte del trayecto se diseña viento en cola. Este tipo de prueba se llama distancia a gol prefijado.
En ocasiones se pone una baliza o punto de giro y después dirección a gol variando el rumbo no más de 90º, este tipo de mangas son llamadas “dog leg”.
Sin embargo en los días de poco viento o no muy significativo se diseñan circuitos con dos, tres o más balizas y luego a gol. Este tipo de pruebas se llama triángulos, aunque pueden tener cualquier otra forma geométrica.
Existe otro tipo que serían las idas y vueltas, consistentes en llegar a un punto determinado o baliza y luego vuelta al punto de partida.
No hace muchos años, la única manera de verificar el vuelo realizado por un piloto en competición, era verificando las fotografías que debía realizar el piloto de los puntos de giro o baliza, y luego se le tomaba el tiempo de llegada al llegar a gol. Hoy en día todo esto se realiza verificando la traza grabada por el GPS que lleva cada piloto.
El piloto que completa la manga en el menor tiempo es el que recibe más puntos. Aquellos que no completan la prueba son puntuados acorde a la distancia realizada.

En España tenemos un calendario de competiciones muy amplio con pruebas por todo el territorio. 

Aprendizaje:

El aprendizaje en ala delta suele ser bastante laborioso. Los cursos se suelen desarrollar en dos o tres semanas, si se realizan de manera continuada. Pero en la mayoría de las ocasiones se realizan en varios fines de semana, lo que nos pueden llevar varios meses, dependiendo de la climatología y de la disponibilidad de tierras en barbecho.

Los cursos se suelen desarrollar en laderas o cerros de poca altura, al menos en el inicio. Posteriormente de manera progresiva y en función de la pericia del alumno, se irá accediendo hasta zonas de mayor altura que permitan desarrollar un vuelo algo más largo.
Cuando el alumno ha completado los cursos de iniciación y en caso de querer seguir practicando, debe adquirir su propio equipo de vuelo, consistente en el ala delta, arnés, paracaídas, casco e instrumento de vuelo. A partir de aquí empieza a realizar vuelos de mayor duración y de mayor altura. Cuando el progreso sigue el camino apropiado y se tiene la suficiente confianza, se empiezan a realizar los primeros vuelos de distancia o “cross country”.
Para el aprendizaje de este deporte siempre es recomendable ponerse en mano de una Escuela Reconocida de ala delta. 
En cualquiera de las Escuelas Reconocidas existen instructores y monitores con suficiente experiencia que podrán trasladar sus conocimientos a los futuros deportistas.
La comunidad de deportistas practicantes de ala delta es bastante reducida y somos en realidad una gran familia, donde todos aportamos ideas y aprendemos de los demás. 

Desde estas líneas animo a todos aquellos a quienes le interese volar de verdad, a los que quieran descubrir una actividad apasionante y sin límites. Primero, que acudan a cualquiera de las zonas habituales de vuelo. Allí podrán disfrutar de impresionantes imágenes y podrán contactar con los practicantes habituales. Segundo, contactar con una escuela federada, desde donde podrán iniciarse en este deporte.

No olvidemos que lo más parecido que hay a volar como un pájaro es sin duda el ALA DELTA.